Arturo González Mata

Ya los aficionados al Rey de los Deportes expresan su sentir sobre la próxima campaña de verano, al menos los de la región, unos Sultanes de Monterrey y otros por la cercanía siguen a los Tecolotes de Nuevo Laredo.

Quien sumará a su récord personal una campaña más con los fantasmas grises es “El Gigante de Tampiquito” o “El Rey Arturo”, como usted quiera llamar al señor Arturo González Mata.

Después de sumar treinta y un años en el profesionalismo con el único equipo que militó en el beisbol de verano, donde escribió con sus hazañas una página de la historia, por llamarle de algún modo a su extensa trayectoria en el beisbol.

Curiosamente, el ahora coach de los Sultanes de Monterrey inició su carrera en la pelota de paga como jardinero y si nos remontamos a su niñez, militando en la Liga Pequeña, a los 6 años comenzó en la Sierra Madre.

De Arturo hay tanto que comentar, al grado de no saber ni por dónde comenzar, es el único pelotero del club que ha participado en los tres parques de Monterrey, por ejemplo, el Cuauhtémoc, el Cuauhtémoc y Famosa y el Estadio Monterrey; y con ellos campeonó en 1991, 1995 y 1996 como pitcher y el año pasado también en su nueva faceta.

Después de haber impuesto la mayoría de los récords en el equipo regiomontano como pelotero los aficionados lo ovacionaron un miércoles 14 de mayo de 2003 cuando colgó los spikes de serpentinero dejando una historia muy difícil de emular por los futuras generaciones en el extenso panorama del rey de los deportes opacado sólo por quienes no lo quieren ver.

Pero vayamos por partes, Arturo vio la luz primera en Monterrey, Nuevo León, un 29 de octubre de 1955 y a los 12 años ya lanzaba en las Ligas de segunda fuerza y en una de sus visitas a esta población (Sabinas Hidalgo, Nuevo León) invitado por el amigo Profr. Luis Carrera Cervantes Q.E.P.D. y compañero de estudios en la Facultad de Educación Física en el CEU, nos expresó su agradecimiento entre otras personas a Don Jesús Valtier entonces buscador de los Sultanes por darle la oportunidad en el profesionalismo debutando un inolvidable 16 de septiembre de 1971.

Primeramente enfundó la franela de los Indios de Monterrey equipo participante en la Liga Central o sucursal y veía acción en el desaparecido Parque Cuauhtémoc, fue compañero de Alex Treviño en los Henequeneros de Ciudad Victoria donde Leo Posada buscador de los Astros se interesó en él por su estatura y por lo que usted quiera y mande no puedo hacer carrera allá y vino a convertirse rápidamente en un estelar de la lomita.

Siendo un hombre agradecido no olvida los tips que le diera Luis Peñalver y menos a Miguel Sotelo a Leo Rodríguez guardándole un lugar muy especial a César Gutiérrez el mismo que vimos en esta población dirigiendo en la Liga Instruccional del Centro a los Cafeteros de Matamoros.

“Porque donde realmente me hice pitcher fue en Tepic, Nayarit y este gran señor que le decían el “Oloroso” me enseño muchísimo , allí en el invierno de 1977 Navojoa me mandó a mi y a Fernando Valenzuela él de 17 años y yo de 21. Al año siguiente el zurdo de Etchohuaquila empezó a destacar en Mérida porque el nunca fue un pitcher de potencia pero poseía unos lanzamientos buenísimos”.

El orgullo de Tampiquito también reconoce que fue guiado por su padre que jugaba en la Liga Bancaria y los acompañaba ocupándose de paso a recoger pelotas de foul.

En la vida de un pelotero hay infinidad de detalles y menciona a Pollo Peña, Andréz Mora, Miguelito Suárez, Carlos Soto y por supuesto a su ídolo de juventud Héctor Espino González Q.E.P.D. y de él nos comento que en Tampico, cuando era fielder, lo llamaron a enfrentar a Don Héctor y lo ponchó y ese mismo día en la cena, le dijo me sacaste de onda, esperaba rectazo.

Dueño de una sencillez extraordinaria y una facilidad de palabra comenta de sus inicios como bateador al entrar de emergente con 3 lanzamientos lo poncharon y con coraje y vergüenza al borde de las lágrimas se metió al dugout y el Tiburón Rodríguez le dijo “No se ponga triste chiquillo, todavía le van a meter muchos.

Como no todas son duras, también hay maduras, de mi cosecha puedo agregar el triple que conectó de emergente la noche del 24 de agosto de 1977, con la casa llena en el juego de play off entre Sultanes y Saltillo que ya comentaré más detalladamente, el duelazo de 20 entradas y de casi 5 horas y media.

Antes de pasar a los números permítanme comentarles que el 28 de marzo de 1979 tiró 10 entradas un tercio sin hit ni carrera y quedó en nada al suspenderse por límite de tiempo el juego contra los Indios de Ciudad Juárez.

Y recomienda no dudar, recuerdo que ya había sacado 8 entradas dos tercios con el doble cero y tenía a Jesús Sommers en 2 strikes y decidió lanzarle un slider y cambió de opinión y le tiró una recta y se rompió el encanto del sin hit ni carrera que si logró contra Unión Laguna en Monterrey, N. L. El 18 de junio de 1978 ganado Sultanes 2 a cero y en la costa también se dio el lujo de lanzar el doble cero con el uniforme de Los Mayos de Novojoa, doblegando a Mazatlán un 16 de septiembre de 1983.

Entre sus conquistas en la Liga Mexicana de verano, tiene el récord, aunque no es reconocido, de más años jugando con un mismo equipo con 26 temporadas (Sultanes) fue campeón en efectividad en 1983 con un excelentísimo 1.92 en ese mismo rubro aparece entre los mejores del circuito veraniego con 3.26, también en ganados y perdidos con 232 victorias por 169 tropiezos (.578) además en los ochentas fue nombrado el mejor pitcher, aparece en noveno lugar en ponches con 1,797 y décimo en blanqueadas con 35.

En el invierno fue campeón con Navojoa en 1978–79 y en Ciudad Obregón en 1980–81 campeón de ganados y perdidos con 10-1 en la temporada 1984–85 (.867). Campeón en ponches en 1987–88 con 86 struckouts; cuarto lugar en triunfos de por vida con 125; décimo en efectividad con 2.81 y sexto en ponches recetados con 1,079.

En su carrera como beisbolista además de las fechas señaladas existen otras igual o más importantes, entre otras el 25 de mayo de 1997 los Sultanes retiran su número 22, el 24 de abril de 1976 lanza su primer partido en Liga Mexicana y el 27 de marzo de 1977 consigue su primer triunfo.

Once años después (27 de abril de 1988) llega a 100 victorias en la Liga, ese mismo año sólo que el 31 de mayo llega a mil ponches, además, el 25 de abril de 1995 conquista su victoria 176 y con ella empata al inmortal Daniel “La Coyota” Rios y el 24 de marzo de 2002 consigue el triunfo 232.

Arturo González con Ramón Ábrego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.