Héctor Espino González

El primer jonrón de Héctor Espino

Héctor Espino González

Héctor Espino González. (Sultanes)

La temporada de 1962 había comenzado, tocando a los Sultanes un par de series como visitantes, concretamente, en contra de los Tigres capitalinos, ante quienes Héctor Espino conectó su primer imparable y posteriormente frente a los Petroleros de Poza Rica, en el parque Jaime J. Merino de la ciudad veracruzana. Fue sobre esta novena que el gran ídolo de Chihuahua disparó el primer cuadrangular de su brillante trayectoria.

Eso aconteció precisamente un día como hoy, 18 de abril, cuando el prometedor novato parqueó una esférica lanzada por Román Ramos, depositándola al otro lado de la barda para el primero de los 453 cuadrangulares conectados en su fructífera carrera. Hoy se cumplen 50 años de aquella fecha.

Espino disparó su vuelacercas en la cuarta entrada. Este fue un grandioso batazo por el jardín izquierdo, después de haber sido dominado en su primer turno de bateo en el inicio del encuentro. El bambino de Chihuahua enseñó inmediatamente su potencial en la liga de verano, después de haber alineado un par de temporadas con los Tuneros de San Luis, el equipo sucursal de la organización fincada en la sultana del norte.

Los diarios capitalinos habían causado una tremenda expectación con el debut del sensacional novato que ya había conquistado un cetro de jonrones y dos títulos de bateo en la liga invernal.

El joven respondió inmediatamente. Bien plantado en la caja de bateadores, el chihuahuense respondió inmediatamente, desplegando un swing sensacional que dejó escuchar el chasquido tradicional y la bola comenzó a viajar cayendo al otro lado de la barda del bosque izquierdo.

La ovación se dejó escuchar inmediatamente, mientras el joven cañonero recorría las bases. Nadie imaginaba que ese jonrón, el cual ayudó a su equipo a ganarle a Poza Rica por seis carreras a cero, se convertiría en el primero de una enorme cosecha que le daría fama y fortuna, comenzando a labrar su pedestal que más tarde lo llevaría al Salón de la Fama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*